You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.
Agenda bíblica
enero 2022
Do Lu Ma Mi Ju Vi
26 27 San Juan, apóstol y evangelista 28 Santos Inocentes 29 Día 5º de la Octava de Navidad Tomás Becket 30 Día 6º de la Octava de Navidad Sabino 31 Día 7º de la Octava de Navidad Silvestre 1 Santa María, Madre de Dios
2 2º Domingo después de Navidad Basilio y Gregorio 3 3 de enero Genoveva 4 4 de enero Rigoberto 5 5 de enero Telesforo 6 Epifanía del Señor 7 7 de enero Raimundo de Peñafort 8 8 de enero Severino
9 Bautismo del Señor Eulogio de Córdoba 10 Lunes de la 1ª Semana del T.O Nicanor 11 Martes de la 1ª Semana del T.O Martín de León 12 Miércoles de la 1ª Semana del T.O Tatiana 13 Jueves de la 1ª Semana del T.O Hilario de Poitiers 14 Viernes de la 1ª Semana del T.O Fulgencio 15 Sábado de la 1ª Semana del T.O Arnoldo Janssen
16 2º Domingo del T.O Marcelo, papa 17 Lunes de la 2ª Semana del T.O Antonio, abad 18 Martes de la 2ª Semana del T.O Beatriz 19 Miércoles de la 2ª Semana del T.O Mario 20 Jueves de la 2ª Semana del T.O Fabián y Sebastián 21 Viernes de la 2ª Semana del T.O Inés 22 Sábado de la 2ª Semana del T.O Vicente, diácono
23 3º Domingo del T.O Ildefonso 24 Lunes de la 3ª Semana del T.O Francisco de Sales 25 Conversión de san Pablo 26 Miércoles de la 3ª Semana del T.O Timoteo y Tito 27 Jueves de la 3ª Semana del T.O Enrique de Ossó 28 Viernes de la 3ª Semana del T.O Tomás de Aquino 29 Sábado de la 3ª Semana del T.O José Freinademetz
30 4º Domingo del T.O Martina 31 Lunes de la 4ª Semana del T.O Juan Bosco 1 Martes de la 4ª Semana del T.O Cecilio 2 Presentación del Señor 3 Jueves de la 4ª Semana del T.O Blas, Óscar 4 Viernes de la 4ª Semana del T.O Andrés Corsino 5 Sábado de la 4ª Semana del T.O Águeda
18/01/2022

Martes de la 2ª Semana del T.O

Beatriz

Lectura del primer libro de Samuel 

En aquellos días, el Señor dijo a Samuel: 
—¿Hasta cuándo vas a seguir llorando por Saúl, si yo mismo lo he rechazado como rey de Israel? Llena tu cuerno de aceite y prepárate que voy a enviarte a Jesé, el de Belén, pues me he elegido un rey entre sus hijos. 
Samuel replicó: 
—¿Cómo me las arreglo para ir? Si Saúl se entera me matará. 
Y Dios le respondió: 
—Llévate contigo una novilla y dices que vas a ofrecer un sacrificio al Señor. Luego invitas a Jesé al sacrificio y yo te indicaré lo que tienes que hacer; me ungirás a quien yo te indique. 
Samuel hizo tal y como le había dicho el Señor. 
Cuando llegó a Belén, los ancianos de la ciudad salieron preocupados a recibirlo y le dijeron: 
—¡Bienvenido! 
Samuel respondió: 
—¡Salud! Vengo a ofrecer un sacrificio al Señor. Purifíquense y vengan conmigo al sacrificio. 
Samuel purificó a Jesé y a sus hijos y los invitó al sacrificio. Cuando llegaron, vio a Eliab y pensó: —Aquí está el ungido del Señor. Pero el Señor le dijo: 
—No valores solo su aspecto y su buena planta, porque yo lo he descartado. Aquí no valen miras humanas. Pues ustedes se fijan en las apariencias, pero yo miro al corazón. 
Jesé llamó a Abinadab y lo presentó a Samuel, que dijo: 
—A este tampoco lo ha elegido el Señor. 
Jesé le presentó a Samá, y Samuel volvió a decir: 
—Tampoco a este lo ha elegido el Señor. 
Jesé le presentó a sus siete hijos, pero Samuel le dijo: 
—El Señor no ha elegido a ninguno de estos. 
Luego preguntó a Jesé: 
—¿No te quedan más hijos? 
Y Jesé le respondió: 
—Falta el más pequeño, que está guardando el rebaño. 
Y Samuel le dijo: 
—Manda a buscarlo, pues no comenzaremos hasta que venga. Jesé mandó traerlo. Era sonrosado, de hermosos ojos y bien parecido. El Señor le dijo:
 —Prepárate a ungirlo porque es este. 
Samuel tomó el cuerno de aceite y lo ungió ante sus hermanos. Y a partir de aquel día el espíritu del Señor acompañó a David. 
Luego Samuel emprendió el regreso a Ramá.

R/. He encontrado a David mi siervo.

      Un día, en una visión, hablaste 
          a tus fieles y así les dijiste: 
          «He prestado mi apoyo a un guerrero, 
          he enaltecido a un joven del pueblo. R/. 

      He encontrado a mi siervo David, 
          con mi aceite sagrado lo he ungido. 
          Mi mano estará con él, 
          mi brazo le dará fuerza. R/. 

      Él me dirá: “Tú eres mi padre, 
          mi Dios, el refugio que me salva”. 
          Haré de él mi primogénito, 
          el mayor de los reyes de la tierra. R/.

Lectura del santo evangelio según san Marcos

Un sábado, iba Jesús paseando por entre unos sembrados. Los discípulos, según pasaban, se pusieron a arrancar espigas. Los fariseos dijeron a Jesús:
—¿No ves que están haciendo algo que no está permitido en sábado?
Jesús les contestó:
—¿Nunca han leído ustedes lo que hizo David cuando él y sus compañeros se sintieron muy hambrientos? Entró en la casa de Dios, siendo Abiatar sumo sacerdote, y comió de los panes de la ofrenda, algo que no estaba permitido comer a nadie, sino solamente a los sacerdotes. Y dio también a los que lo acompañaban.
Y Jesús añadió:
—Dios hizo el sábado por causa del ser humano, y no al ser humano por causa del sábado. ¡El Hijo del hombre es Señor también del sábado!

Ciclo
C
Año
Par
Color
Verde
Semana Salterio
II
Cita del día

Dios se revela como el Señor del tiempo y de la historia: es libertad absoluta, no reducible a ninguna medida humana, ni siquiera religiosa. La libertad soberana de Dios coincide con su amor, un amor que se manifiesta en la predilección por los más pequeños, en mirar más allá de las apariencias, en el reconocimiento del primado de la persona humana afirmado en la creación y nunca desmentido. Me pregunto si me muestro en mi vida realmente como hijo de este Dios, si acojo su libertad esclava del amor y la hago mía. 
Las decisiones de Dios me desorientan cuando infringen –o por lo menos ponen en crisis– el statu quo. Es más sencillo referirme a reglas claras y precisas que poner en el centro a la persona, a toda persona, cada una con sus exigencias, con sus características, que pueden resultarme instintivamente desagradables, que puedo considerar inadecuadas... La Palabra de Dios me invita y me provoca hoy a ser capaz de discernir la verdad de las cosas, recordándome que Dios es Señor de todo.

 

Libro relacionado

Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Precio sin IVA: 18,51 €
Precio con IVA: 19,25 €

Blanco Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Morado Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Verde Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Rojo Asociado a la sangre y al fuego, es color del corazón: denota pasión, vida, pentecostés y martirio. Es usado principalmente en el Domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés y en las fiestas de mártires. Además, en la administración del sacramento de la Confirmación.

Identifícate

Iniciar sesión
Crear nuevo usuario
Nuevo usuario