You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.
Agenda bíblica
agosto 2022
Do Lu Ma Mi Ju Vi
31 1 Lunes de la 18ª Semana del T.O Alfonso María de Ligorio 2 Martes de la 18ª Semana del T.O Eusebio de Vercelli 3 Miércoles de la 18ª Semana del T.O Lidia 4 Jueves de la 18ª Semana del T.O Juan María Vianney 5 Viernes de la 18ª Semana del T.O Dedicación de la Basílica de Santa María 6 Transfiguración del Señor
7 19º Domingo del T.O Sixto II, papa. Cayetano 8 Lunes de la 19ª Semana del T.O Domingo de Guzmán 9 Martes de la 19ª Semana del T.O Román, mártir 10 Miércoles de la 19ª Semana del T.O Lorenzo, diácono 11 Jueves de la 19ª Semana del T.O Clara 12 Viernes de la 19ª Semana del T.O Aniceto de Nicomedia 13 Sábado de la 19ª Semana del T.O Hipólito y Ponciano
14 20º Domingo del T.O Maximiliano María Kolbe 15 Asunción de la Virgen María 16 Martes de la 20ª Semana del T.O Roque 17 Miércoles de la 20ª Semana del T.O Beatriz de Silva. Jacinto 18 Jueves de la 20ª Semana del T.O Elena 19 Viernes de la 20ª Semana del T.O Juan Eudes 20 Sábado de la 20ª Semana del T.O Bernardo
21 21º Domingo del T.O Pío X 22 Lunes de la 21ª Semana del T.O María Virgen, Reina 23 Martes de la 21ª Semana del T.O Rosa de Lima 24 San Bartolomé, apóstol 25 Jueves de la 21ª Semana del T.O José de Calasanz 26 Viernes de la 21ª Semana del T.O Teresa de Jesús Jornet e Ibars 27 Sábado de la 21ª Semana del T.O Mónica
28 22º Domingo del T.O Agustín 29 Martirio de san Juan Bautista 30 Martes de la 22ª Semana del T.O Esteban de Zudaire 31 Miércoles de la 22ª Semana del T.O Ramón 1 Jueves de la 22ª Semana del T.O Gil 2 Viernes de la 22ª Semana del T.O Antolín 3 Sábado de la 22ª Semana del T.O Gregorio Magno
10/08/2022

Miércoles de la 19ª Semana del T.O

Lorenzo, diácono

Lectura del profeta Ezequiel

Oí al Señor gritar con voz potente:
—Que se acerquen los que van a castigar a la ciudad, cada uno con su instrumento de destrucción.
Vi entonces a seis hombres que venían por el camino de la puerta de arriba, la que da al norte. Cada cual empuñaba su mazo destructor. En medio de ellos vi a un hombre con ropa de lino, que llevaba una cartera de escribano a la cintura. Entraron y se pusieron junto al altar de bronce. La gloria del Dios de Israel se alzó por encima de los querubines sobre los que reposaba y se dirigió hacia el umbral del Templo. Llamó entonces al hombre con ropa de lino, el que llevaba a la cintura una cartera de escribano. Le dijo el Señor:
—Recorre la ciudad de Jerusalén y pon una señal en la frente de todos los que gimen y sollozan por las abominaciones que se cometen en ella.
Y oí que les decía a los otros:
—Recorran la ciudad tras él y golpeen sin compasión ni piedad. Maten a ancianos y jóvenes, a muchachas, niños y mujeres, hasta acabar con todos. Pero no toquen a la gente que lleva la señal. Empiecen por mi santuario.
Empezaron por los ancianos que estaban ante el Templo. Les dijo después:
—Profanen el Templo llenando sus atrios de cadáveres. ¡En marcha!
Salieron, pues, y empezaron a matar por la ciudad.
La gloria del Señor salió por el umbral del Templo y se posó sobre los querubines. Estos desplegaron sus alas y vi cómo se elevaban sobre la tierra, y las ruedas seguían junto a ellos. Se detuvieron a la entrada de la puerta oriental del Templo del Señor, mientras la gloria del Dios de Israel seguía encima de ellos. Era el ser viviente que había visto debajo del Dios de Israel a orillas del río Quebar; y supe que eran querubines. Cada uno tenía cuatro caras y cuatro alas, y las manos que les salían debajo de las alas parecían humanas. Sus rostros eran como los que yo había visto a orillas del río Quebar. Todos caminaban de frente.

R/. Sobre los cielos está la gloria del Señor.

      ¡Alaben, servidores del Señor,
          alaben el nombre del Señor!
          Que el nombre del Señor sea bendecido
          desde ahora y para siempre.

      Desde que sale el sol hasta su ocaso,
          sea alabado el nombre del Señor.
          El Señor se alza sobre todas las naciones,
          sobre los cielos está su gloria.

      ¿Quién como el Señor, Dios nuestro,
          que en las alturas tiene su trono,
          que se inclina para contemplar
          los cielos y la tierra?

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—Si alguna vez tu hermano te ofende, ve a buscarlo y habla a solas con él para hacerle ver su falta. Si te escucha, ya te lo has ganado. Si no quiere escucharte, insiste llevando contigo una o dos personas más, para que el asunto se resuelva en presencia de dos o tres testigos. Si tampoco les hace caso a ellos, manifiéstalo a la comunidad. Y si ni siquiera a la comunidad hace caso, tenlo por pagano o recaudador de impuestos.
Les aseguro que todo lo que ustedes aten en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra quedará desatado en el cielo.
Les digo también: si dos de ustedes se ponen de acuerdo, aquí en la tierra, para pedir cualquier cosa, mi Padre que está en el cielo se la concederá. Pues allí donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Ciclo
C
Año
Par
Color
Verde
Semana Salterio
III
Cita del día

La venida del Reino está caracterizada por el perdón. El Señor ofrece al hombre la posibilidad de salir del pecado venciendo a su propio pecado e incluso triunfando con el perdón sobre el pecado del otro. La Iglesia es una comunidad de salvados que no puede tener otros fines más que la salvación del pecador. Si no obtiene el objetivo, es porque el pecador se endurece y se niega a aceptar el perdón que se le ofrece. Si vivimos la fraternidad cristiana debemos sentirnos profundamente unidos a todos los miembros de la comunidad, haciendo nuestros las preocupaciones, los dolores y el pecado mismo de todos.

Cada uno de nosotros es testigo de faltas en la comunidad y no puede permanecer inerte o ausente; no puede decir como Caín: «¿Soy yo acaso el guardián de mi hermano?» (Gn 4,9). Debe moverse y hacer algo para acercarse al hermano y ayudarle a enmendarse. Debemos tener presente siempre estas palabras de Jesús: «Así pues, si en el momento de llevar tu ofrenda al altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano» (Mt 5,23-25).

Juan Crisóstomo escribía: «Estemos llenos de solicitud hacia nuestros hermanos. Ésta es la prueba más grande de la fe: “Por el amor que os tengáis los unos a los otros reconocerán todos que sois discípulos míos” (Jn 13,35). El amor sincero se demuestra no corriendo francachelas juntos, no hablándose sin cumplidos, no alabándose de palabra, sino fijándose en lo que es útil al prójimo y preocupándose por ello, sosteniendo a quien ha caído, tendiendo la mano a quien yace indiferente a su propia salvación, y buscando el bien del prójimo más que el propio. La caridad no atiende a sus propios intereses, sino a los del prójimo antes que a los propios».

Si fallamos en nuestro intento se desprende de ahí un grave daño para todos: la comunidad pierde un hermano, y éste su propia salvación. Tengamos presente que nada de esto ha sido confiado a nuestra habilidad «diplomática ». Jesús nos pone en guardia; es necesario que la reconciliación tenga lugar en un clima de fe y de oración: reunirse «en su nombre» de modo que él esté «presente», y «orar en su nombre» para ser escuchados.

Libro relacionado

Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Precio sin IVA: 17,50 €
Precio con IVA: 18,20 €

Blanco Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Morado Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Verde Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Rojo Asociado a la sangre y al fuego, es color del corazón: denota pasión, vida, pentecostés y martirio. Es usado principalmente en el Domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés y en las fiestas de mártires. Además, en la administración del sacramento de la Confirmación.

Identifícate

Iniciar sesión
Crear nuevo usuario
Nuevo usuario