You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.
Agenda bíblica
noviembre 2023
Do Lu Ma Mi Ju Vi
29 30 Lunes de la 30ª Semana del T.O Marcelo de León 31 Martes de la 30ª Semana del T.O Alonso Rodríguez 1 Todos los Santos 2 Todos los fieles difuntos 3 Viernes de la 30ª Semana del T.O Martín de Porres 4 Sábado de la 30ª Semana del T.O Carlos Borromeo
5 31º Domingo del T.O Zacarías e Isabel 6 Lunes de la 31ª Semana del T.O Leonardo 7 Martes de la 31ª Semana del T.O Beato Francisco Palau Quer 8 Miércoles de la 31ª Semana del T.O Beata Isabel de la Trinidad 9 Dedicación de la basílica de Letrán 10 Viernes de la 31ª Semana del T.O León Magno 11 Sábado de la 31ª Semana del T.O Martín de Tours
12 32º Domingo del T.O Josafat 13 Lunes de la 32ª Semana del T.O Diego de Alcalá 14 Martes de la 32ª Semana del T.O Andrónico 15 Miércoles de la 32ª Semana del T.O Alberto Magno 16 Jueves de la 32ª Semana del T.O Margarita, Gertrudis 17 Viernes de la 32ª Semana del T.O Isabel de Hungría 18 Dedicación de las basílicas de los santos Pedro y Pablo
19 33º Domingo del T.O Crispín 20 Lunes de la 33ª Semana del T.O Félix 21 Martes de la 33ª Semana del T.O Presentación de la Santísima Virgen María 22 Miércoles de la 33ª Semana del T.O Cecilia 23 Jueves de la 33ª Semana del T.O Clemente 24 Viernes de la 33ª Semana del T.O Andrés Dung-Lac y compañeros mártires 25 Sábado de la 33ª Semana del T.O Catalina de Alejandría
26 Jesucristo, Rey del Universo Juan Berchmans 27 Lunes de la 34ª Semana del T.O Virgen de la Medalla Milagrosa 28 Martes de la 34ª Semana del T.O María Elena Stollenwerk 29 Miércoles de la 34ª Semana del T.O Saturnino 30 San Andrés, apóstol 1 Viernes de la 34ª Semana del T.O Eloy 2 Sábado de la 34ª Semana del T.O Bibiana
29/11/2023

Miércoles de la 34ª Semana del T.O

Saturnino

Lectura de la profecía de Daniel

En aquellos días, el rey Baltasar ofreció un gran festín a mil de sus dignatarios, y todos fueron testigos de la cantidad de vino que bebió. Cuando estaba aturdido por el vino, mandó traer las copas de oro y plata que su padre Nabucodonosor se había llevado del Templo de Jerusalén, para beber en ellas el propio rey, sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Enseguida trajeron las copas de oro y plata del Templo de Jerusalén, de la casa de Dios, y bebieron en ellas el propio rey, sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Y, mientras bebían, alababan a sus dioses de oro y de plata, de bronce y de hierro, de leño y de piedra.
En aquel momento apareció una mano humana que, con sus dedos, se puso a escribir, a la luz del candelabro, en la cal de la pared del palacio real. 
Cuando el rey vio la mano que escribía, palideció y quedó aturdido, incapaz de sostenerse, con las rodillas temblando.
Daniel fue traído de inmediato a la presencia del rey, que le preguntó:
—¿Eres tú Daniel, uno de aquellos deportados que mi padre, el rey, trajo de Judá? He oído decir que participas del espíritu de los dioses y que sobrepasas a todos en clarividencia, inteligencia y sabiduría.
Además he oído decir que sabes interpretar y resolver complicados problemas. Pues bien, si eres capaz de leer e interpretarme esta inscripción, te haré vestir de púrpura, llevarás un collar de oro y ocuparás el tercer puesto en mi reino.
Daniel le respondió:
—Puedes quedarte con tus regalos y ofrecer tus obsequios a otros. De todos modos, voy a leer la inscripción y ofreceré a su majestad la interpretación.
Te has rebelado contra el Señor del cielo haciendo traer las copas de su Templo para beber en ellas en compañía de tus dignatarios, tus mujeres y tus concubinas, al tiempo que alababas a tus dioses de plata y de oro, de bronce y de hierro, de leño y de piedra, que ni ven, ni oyen ni entienden. Además no has glorificado al Dios que tiene tu vida en sus manos y de quien depende todo lo que hagas. Por eso ha enviado la mano que ha dejado esa inscripción. 
La inscripción dice así: «mené, téquel, fares». Su interpretación es la siguiente: «mené» quiere decir «contado», es decir: 
Dios ha contado los días de tu reinado y ha determinado su fin; «téquel» quiere decir «pesado», es decir: has sido pesado en la balanza y te falta peso; y «fares» quiere decir «dividido», es decir: tu reino ha sido dividido y entregado a medos y persas.

R/. Ensálcenlo con himnos por los siglos.

      Sol y luna, bendigan al Señor. R/.

      Estrellas del cielo, bendigan al Señor. R/.

      Lluvia y rocío, bendigan al Señor. R/.

      Vientos todos, bendigan al Señor. R/.

      Fuego y calor, bendigan al Señor. R/.

      Frío y calor, bendigan al Señor. R/.

Lectura del santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—Les echarán mano, los perseguirán, los entregarán a las sinagogas y los meterán en la cárcel. Por causa de mí los conducirán ante reyes y gobernadores; tendrán así oportunidad de dar testimonio.
En tal situación háganse el propósito de no preocuparse por la propia defensa, porque yo les daré entonces palabras y sabiduría tales, que ninguno de sus enemigos podrá resistirlos ni contradecirlos.
Hasta sus propios padres, hermanos, parientes y amigos los traicionarán; y a bastantes de ustedes les darán muerte.
Todos los odiarán por causa de mí; pero ni un solo cabello de ustedes se perderá. Manténganse firmes y alcanzarán la vida.

Ciclo
A
Año
Impar
Color
Verde
Semana Salterio
II
Cita del día

El lenguaje imaginativo y fuertemente evocador de los textos apocalípticos infunde terror; sin embargo, su mensaje es de esperanza. Las persecuciones, los abandonos y las traiciones no podrán nada contra quien se confía con sencillez al Señor. Los días del adversario están contados, dice Daniel; yo os daré lenguaje y sabiduría, dice Jesús, para reanimar los corazones desconcertados de los discípulos.
La Escritura no guarda silencio sobre las pruebas que pondrán en peligro la vida de los testigos, no se muestra engañosa o falsamente consoladora. Cuanto más vivo y realista es el cuadro de la catástrofe, tanto más resalta la firmeza de la fe: palidece de terror el arrogante Baltasar mientras resuenan seguras las palabras de Daniel: «Dios ha contado los días de tu reinado y ha señalado un límite».

Libro relacionado

Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Precio sin IVA: 19,62 €
Precio con IVA: 20,40 €

Blanco Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Morado Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Verde Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Rojo Asociado a la sangre y al fuego, es color del corazón: denota pasión, vida, pentecostés y martirio. Es usado principalmente en el Domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés y en las fiestas de mártires. Además, en la administración del sacramento de la Confirmación.

Identifícate

Iniciar sesión
Crear nuevo usuario
Nuevo usuario