You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.
Agenda bíblica
noviembre 2022
Do Lu Ma Mi Ju Vi
30 31 Lunes de la 31ª Semana del T.O Alonso Rodríguez 1 Todos los Santos 2 Todos los fieles difuntos 3 Jueves de la 31ª Semana del T.O Martín de Porres 4 Viernes de la 31ª Semana del T.O Carlos Borromeo 5 Sábado de la 31ª Semana del T.O Zacarías e Isabel
6 32º Domingo del T.O Leonardo 7 Lunes de la 32ª Semana del T.O Beato Francisco Palau Quer 8 Martes de la 32ª Semana del T.O Beata Isabel de la Trinidad 9 Dedicación de la basílica de Letrán 10 Jueves de la 32ª Semana del T.O León Magno 11 Viernes de la 32ª Semana del T.O Martín de Tours 12 Sábado de la 32ª Semana del T.O Josafat
13 33º Domingo del T.O Diego de Alcalá 14 Lunes de la 33ª Semana del T.O Andrónico 15 Martes de la 33ª Semana del T.O Alberto Magno 16 Miércoles de la 33ª Semana del T.O Margarita, Gertrudis 17 Jueves de la 33ª Semana del T.O Isabel de Hungría 18 Dedicación de las basílicas de los santos Pedro y Pablo 19 Sábado de la 33ª Semana del T.O Crispín
20 Jesucristo, Rey del Universo Félix 21 Lunes de la 34ª Semana del T.O Presentación de la Santísima Virgen María 22 Martes de la 34ª Semana del T.O Cecilia 23 Miércoles de la 34ª Semana del T.O Clemente 24 Jueves de la 34ª Semana del T.O Andrés Dung-Lac y compañeros mártires 25 Viernes de la 34ª Semana del T.O Catalina de Alejandría 26 Sábado de la 34ª Semana del T.O Juan Berchmans
27 1º Domingo de Adviento Virgen de la Medalla Milagrosa 28 Lunes de la 1ª semana de Adviento María Elena Stollenwerk 29 Martes de la 1ª Semana de Adviento Saturnino 30 San Andrés, apóstol 1 Jueves de la 1ª Semana de Adviento Eloy 2 Viernes de la 1ª Semana de Adviento Bibiana 3 Sábado de la 1ª Semana de Adviento Francisco Javier
24/11/2022

Jueves de la 34ª Semana del T.O

Andrés Dung-Lac y compañeros mártires

Lectura del libro del Apocalipsis 

Yo, Juan, vi un angel que bajaba del cielo con inmenso poder. Su resplandor iluminó la tierra, y proclamó con fuerte voz: 
        —Así, violentamente, será arrojada 
        Babilonia, la gran ciudad, 
        y nunca más se sabrá de ella. 
        Ya no se volverá a escuchar en ti 
        el son de los arpistas y los músicos, 
        el son de los que tocan 
        la flauta y la trompeta. 
        Ya no habrá en ti artesanos 
        ni se oirá el rumor 
        de la rueda molinera. 
        La luz de la lámpara 
        no alumbrará más en ti, 
        ni volverán a oírse en tus calles 
        los cantos del novio y de la novia. 
        Y es que tus traficantes 
        llegaron a ser los grandes de la tierra 
        y con tus sortilegios 
        engañaste a todas las naciones. 

Después de esto, oí algo como la voz sonora de una gran muchedumbre que cantaba en el cielo: 
        —¡Aleluya! 
        Nuestro Dios es un Dios salvador, 
        fuerte y glorioso, 
        que juzga con justicia y con verdad. 
        Él ha condenado a la gran prostituta, 
        la que con su lujuria corrompía la tierra. 
        Ha vengado así en ella 
        la sangre de sus servidores. 

Y el coro celestial repetía: 
        —¡Aleluya! 
        El humo de su hoguera 
        sigue subiendo por siempre. 

Alguien me dijo: 
        —Escribe: «Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero».

R/. Dichosos los invitados al banquete 
          de bodas del Cordero. 

      Aclama al Señor, tierra entera, 
          sirvan al Señor con alegría, 
          acudan con gozo a su presencia. R/. 

      Sepan que el Señor es Dios: 
          él nos ha hecho y a él pertenecemos; 
          somos su pueblo, el rebaño que apacienta. R/. 

      Crucen sus puertas dando gracias, 
          sus atrios con alabanzas; 
          denle gracias y bendigan su nombre. R/. 

      El Señor es bueno, 
          su bondad perdura por siempre, 
          su fidelidad por generaciones. R/.

Lectura del santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—Cuando vean a Jerusalén cercada de ejércitos, sepan que el momento de su destrucción ya está cercano.
Entonces, los que estén en Judea huyan a las montañas, los que estén dentro de Jerusalén salgan de ella y los que estén en el campo no entren en la ciudad. Porque aquellos serán días de venganza, en los que se ha de cumplir todo lo que dice la Escritura.
¡Ay de las mujeres embarazadas y de las que en esos días estén criando!
Porque habrá entonces una angustia terrible en esta tierra, y el castigo de Dios vendrá sobre este pueblo.
A unos los pasarán a cuchillo y a otros los llevarán cautivos a todas las naciones. Y Jerusalén será pisoteada por los paganos hasta que llegue el tiempo designado para estos.
Habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas. Las naciones de la tierra serán presa de confusión y terror a causa del bramido del mar y el ímpetu de su oleaje. Los habitantes de todo el mundo desfallecerán de miedo y ansiedad por todo lo que se les viene encima, pues hasta las fuerzas celestes se estremecerán.
Entonces se verá llegar al Hijo del hombre en una nube con gran poder y gloria.
Cuando todo esto comience a suceder, cobren aliento y levanten la cabeza, porque la liberación ya está cerca.

Ciclo
C
Año
Par
Color
Verde
Semana Salterio
II
Cita del día

Como hemos indicado un poco más arriba, Lucas señala en este fragmento de su evangelio las etapas principales de la historia de la salvación: el tiempo de la antigua alianza, el carácter central de la nueva y el momento de la parusía final. Con razón, por tanto, se ha calificado al tercer evangelista de teólogo de la historia de la salvación. Si, además de esto, recordamos que Lucas es el único de los evangelistas que ha sentido la necesidad de escribir los Hechos de los Apóstoles como continuación del tercer evangelio, comprenderemos cuál ha sido el designio unitario que ha concebido y llevado a cabo; para él, evangelista, ha significado ponerse al servicio de una obra evangelizadora que parte, ciertamente, de la historia de Jesús, pero que no puede dejar de abarcar también la historia de sus testigos de la comunidad cristiana de los primeros y de todos los tiempos. 
También hoy se habla mucho de «evangelización», en ocasiones incluso de «nueva evangelización»: términos todos ellos apropiados y más que legítimos, a condición, no obstante, de que la obra de la evangelización sea reconducida a su centro neurálgico, que es el gran acontecimiento de la pascua de Jesús, y de que sea concebida como simple y lógica continuación de ese evangelio viviente que ha sido la persona misma de Jesús. Sólo así podrá la evangelización anunciar, prometer y dar la liberación- redención de la que habla el fragmento evangélico de hoy y que corresponde a una nueva creación. Jesús, en efecto, ha venido para liberar al hombre del pecado y para hacerle recuperar la frescura de la imagen primitiva de Dios; volverá al final para crear unos «cielos nuevos y una nueva tierra», pero, sobre todo, para perfeccionar en el hombre la imagen divina originaria.

Libro relacionado

Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Precio sin IVA: 19,62 €
Precio con IVA: 20,40 €

Blanco Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Morado Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Verde Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Rojo Asociado a la sangre y al fuego, es color del corazón: denota pasión, vida, pentecostés y martirio. Es usado principalmente en el Domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés y en las fiestas de mártires. Además, en la administración del sacramento de la Confirmación.

Identifícate

Iniciar sesión
Crear nuevo usuario
Nuevo usuario