You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.
Agenda bíblica
enero 2022
Do Lu Ma Mi Ju Vi
26 27 San Juan, apóstol y evangelista 28 Santos Inocentes 29 Día 5º de la Octava de Navidad Tomás Becket 30 Día 6º de la Octava de Navidad Sabino 31 Día 7º de la Octava de Navidad Silvestre 1 Santa María, Madre de Dios
2 2º Domingo después de Navidad Basilio y Gregorio 3 3 de enero Genoveva 4 4 de enero Rigoberto 5 5 de enero Telesforo 6 Epifanía del Señor 7 7 de enero Raimundo de Peñafort 8 8 de enero Severino
9 Bautismo del Señor Eulogio de Córdoba 10 Lunes de la 1ª Semana del T.O Nicanor 11 Martes de la 1ª Semana del T.O Martín de León 12 Miércoles de la 1ª Semana del T.O Tatiana 13 Jueves de la 1ª Semana del T.O Hilario de Poitiers 14 Viernes de la 1ª Semana del T.O Fulgencio 15 Sábado de la 1ª Semana del T.O Arnoldo Janssen
16 2º Domingo del T.O Marcelo, papa 17 Lunes de la 2ª Semana del T.O Antonio, abad 18 Martes de la 2ª Semana del T.O Beatriz 19 Miércoles de la 2ª Semana del T.O Mario 20 Jueves de la 2ª Semana del T.O Fabián y Sebastián 21 Viernes de la 2ª Semana del T.O Inés 22 Sábado de la 2ª Semana del T.O Vicente, diácono
23 3º Domingo del T.O Ildefonso 24 Lunes de la 3ª Semana del T.O Francisco de Sales 25 Conversión de san Pablo 26 Miércoles de la 3ª Semana del T.O Timoteo y Tito 27 Jueves de la 3ª Semana del T.O Enrique de Ossó 28 Viernes de la 3ª Semana del T.O Tomás de Aquino 29 Sábado de la 3ª Semana del T.O José Freinademetz
30 4º Domingo del T.O Martina 31 Lunes de la 4ª Semana del T.O Juan Bosco 1 Martes de la 4ª Semana del T.O Cecilio 2 Presentación del Señor 3 Jueves de la 4ª Semana del T.O Blas, Óscar 4 Viernes de la 4ª Semana del T.O Andrés Corsino 5 Sábado de la 4ª Semana del T.O Águeda
15/01/2022

Sábado de la 1ª Semana del T.O

Arnoldo Janssen

Lectura del primer libro de Samuel 

En la tribu de Benjamín había un hombre de buena posición llamado Quis, hijo de Abiel y descendiente de Seror, Becorat y Afiaj, el benjaminita. 
Quis tenía un hijo, llamado Saúl, un joven atractivo y el más esbelto entre los israelitas, pues les sacaba la cabeza a todos los demás. 
A su padre, Quis, se le habían extraviado las asnas; así que le dijo a su hijo Saúl: 
—Llévate a uno de los criados y vete a buscar las asnas. Recorrió la serranía de Efraín y el término de Salisá, pero no encontró las asnas. Recorrió el término de Saalín, y nada. Recorrió también el término de Benjamín y tampoco las encontró. 
Cuando Samuel vio a Saúl, el Señor le comunicó: 
—Ahí tienes al hombre del que te hablé. Ese gobernará a mi pueblo. 
Saúl se acercó a Samuel a la entrada de la ciudad y le dijo: 
—Por favor, indícame dónde está la casa del vidente. 
Samuel le respondió: 
—Yo soy el vidente. Sube delante de mí al santuario, que hoy ustedes comerán conmigo y mañana por la mañana te dejaré marchar y te revelaré todo cuanto te preocupa. 
Entonces Samuel tomó la aceitera, la derramó sobre la cabeza de Saúl y lo besó, diciendo: 
—El Señor te unge como jefe de su pueblo.

R/. Señor, por tu poder se alegra el rey. 

      Señor, por tu poder se alegra el rey, 
          ¡cómo se regocija por tu victoria! 
          Le concedes lo que su corazón desea, 
          no le niegas lo que sus labios piden. R/. 

      Con las mejores bendiciones te acercas a él, 
          ciñes a su cabeza una corona de oro fino. 
          Te pidió vida y se la diste, 
          una larga vida que no tendrá fin. R/. 

      Por tu victoria es grande su honor, 
          tú le confieres gloria y majestad, 
          le otorgas bendiciones eternas, 
          lo llenas, junto a ti, de alegría. R/.

Lectura del santo evangelio según san Marcos

En aquel tiempo, Jesús volvió a la orilla del lago, y toda la gente acudía a él para recibir sus enseñanzas. 
Al pasar, vio a Leví, el hijo de Alfeo, que estaba sentado en su despacho de recaudación de impuestos, y le dijo:
—Sígueme.
Leví se levantó y lo siguió. Más tarde, estando Jesús sentado a la mesa en casa de Leví, muchos recaudadores de impuestos y gente de mala reputación se sentaron también con él y sus discípulos, porque eran muchos los que seguían a Jesús. 
Pero algunos maestros de la ley pertenecientes al partido de los fariseos, al ver que comía con recaudadores de impuestos y gente de mala reputación, preguntaron a los discípulos:
—¿Por qué se sienta a comer con esa clase de gente?
Jesús lo oyó y les dijo:
—No necesitan médico los que están sanos, sino los que están enfermos. Yo no he venido a llamar a los buenos, sino a los pecadores.

Ciclo
C
Año
Par
Color
Verde
Semana Salterio
I
Cita del día

La Palabra del Señor actúa de manera eficaz. Penetra en nuestro corazón, lo pone al desnudo, lo juzga. Esta Palabra corresponde, sin embargo, al Hijo, que es capaz de compadecerse de nuestras debilidades y quiere presentarse como nuestro intercesor. 
La eficacia y la misericordia aparecen en el obrar de Dios en la vida de Saúl. El texto pone de relieve el proyecto gratuito de Dios, que precede a toda iniciativa por parte de Saúl. Pone de manifiesto cómo se despliega su acción utilizando situaciones normales, casi triviales, en la vida de las personas. Saúl no recibe un cargo honorífico, sino la habilitación para un servicio. La gracia sólo nos hace sentir su acción en nosotros cuando nos habilita en concreto para algún ministerio. Todo tiene lugar en lo escondido, sin clamor alguno. La eficacia de la Palabra no tiene nada que ver con el clamor mundano. 
Esto mismo aparece con más fuerza aún en el episodio narrado por el evangelio. La llamada de Leví anuncia la fuerza de la Palabra. También en este caso se despliega la total gratuidad del amor divino que llama: no hay ningún mérito, ninguna preparación por parte del elegido. También él se encuentra inmerso en el laborío de la vida, un laborío marcado, además, por la negatividad. Esta vez, no obstante, el signo de la misericordia suscita clamor. Este tipo de fama no ayuda al Señor, que debe dar cuentas de su misericordia.

 

Libro relacionado

Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Precio sin IVA: 18,51 €
Precio con IVA: 19,25 €

Blanco Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Morado Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Verde Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Rojo Asociado a la sangre y al fuego, es color del corazón: denota pasión, vida, pentecostés y martirio. Es usado principalmente en el Domingo de Ramos, el Viernes Santo, Pentecostés y en las fiestas de mártires. Además, en la administración del sacramento de la Confirmación.

Identifícate

Iniciar sesión
Crear nuevo usuario
Nuevo usuario