Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General 2015-2016 Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

Sábado de la Octava de Pascua

Anteriorsábado, 22 de abril de 2017 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Hechos 4, 13-21
117, 1 y 14-15. 16-18. 19-21
Marcos 16, 9-15
Liturgia
Color Blanco
Ciclo A
Semana Salterio I
Sotero y Cayo
Comentario del día

El anuncio de la resurrección de Jesús no se puede parar. María Magdalena inicia un camino sin retorno, enciende la mecha que se extiende entre los discípulos y los apóstoles, hasta llegar a hoy. Nosotros recogemos este testigo y lo pasamos de mano en mano.

Cita del día

Es mejor obedecer a Dios que a los hombres: se trata de un criterio que hemos de desenterrar frente a la prepotencia del mundo. Éste, a través de los medios de comunicación y de otros medios todopoderosos, pretende nivelar el modo de pensar y de valorar típico del cristianismo, tomando como rasero el nivel del consumo y de los horizontes exclusivamente intramundanos. La identidad cristiana está padeciendo una agresión cada vez más abierta, aunque la mayoría de las veces soft y solapada, que hace pasar por normal y obvio lo que con frecuencia no es más que un comportamiento detestable. 
En nombre de la voluntad superior de Dios es preciso entablar un verdadero «combate cultural» destinado a desenmascarar el peligro de la homologación pagana. Pero éste presupone un «combate espiritual» en nombre de una experiencia fuerte de Cristo. No se puede acallar la experiencia de la salvación, la experiencia de ser amados y acompañados en la vida por el amor de Dios. No se puede vivir como si este amor no existiera ni actuara en la historia. Hay aquí una invitación ulterior al testimonio abierto y valiente, que no quiere imponer nada, pero que tampoco quiere recibir imposiciones para ocultar lo más querido, lo más dulce, lo más importante que mueve nuestra vida.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Pascua Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Pascua

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Hechos 4, 13-21

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 

En aquellos días, los jefes del pueblo, los ancianos y los escribas, cuando vieron la seguridad con que se expresaban Pedro y Juan, que eran hombres sin cultura y sin instrucción, no salían de su asombro. Por una parte, no podían menos de reconocer que Pedro y Juan habían sido compañeros de Jesús; por otra, allí estaba de pie, junto a ellos, el hombre que había sido curado. Así que, no sabiendo cómo replicarles, les ordenaron salir de la sala del Consejo y se pusieron a deliberar entre ellos: 
—¿Qué vamos a hacer con estos hombres? Está claro para todos los habitantes de Jerusalén que, efectivamente, se ha realizado un milagro manifiesto por mediación de ellos; es algo que no podemos negar. Sin embargo, para evitar que esto siga propagándose entre el pueblo, vamos a advertirles, bajo amenaza, que no hablen más a nadie de tal individuo. 
Así que los llamaron y les prohibieron terminantemente que hablaran de Jesús o enseñaran en su nombre. Pero Pedro y Juan les respondieron: 
—¿Les parece justo delante de Dios que los obedezcamos a ustedes antes que a él? Por nuestra parte, no podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído. 
Tras amenazarlos de nuevo, los dejaron libres. La verdad es que no hallaban forma de castigarlos sin enfrentarse con el pueblo, pues todos alababan a Dios por lo ocurrido.

Salmo:
117, 1 y 14-15. 16-18. 19-21

R/. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste. 

      Den gracias al Señor por su bondad, 
          porque es eterno su amor. 
          Dios es mi fuerza y mi potencia, 
          él fue para mí la salvación. 
          Gritos de gozo y victoria 
          hay en las tiendas de los justos. R/. 

      La diestra del Señor es poderosa, 
          la diestra del Señor realiza hazañas. 
          No he de morir, viviré 
          para contar las proezas del Señor. 
          Dios me ha castigado con dureza, 
          pero no me ha entregado a la muerte. R/. 

      ¡Ábranme las puertas de la justicia! 
          Entraré por ellas dando gracias a Dios. 
          Esta es la puerta del Señor, 
          por ella entrarán los justos. 
          Te doy gracias pues me has escuchado, 
          tu fuiste para mí la salvación. R/.

Evangelio:
Marcos 16, 9-15

Lectura del santo evangelio según san Marcos 

Jesús resucitó el primer día de la semana, muy temprano, y se apareció primero a María Magdalena, de la que había expulsado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a los que habían convivido con Jesús, que, llenos de tristeza, no cesaban de llorar. Así que, cuando les dijo que Jesús vivía y que ella misma lo había visto, no la creyeron. 
Después de esto, Jesús se apareció, bajo una figura diferente, a dos discípulos que iban de camino hacia una finca en el campo. 
Estos fueron a anunciárselo a los demás, que tampoco les dieron crédito. 
Por último se apareció a los once discípulos, cuando estaban sentados a la mesa. Después de reprocharles su incredulidad y su obstinación en no dar fe a quienes lo habían visto resucitado, les dijo: 
—Vayan por todo el mundo y proclamen a todos la buena noticia.

Color blanco
Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia