Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

Miércoles de la 3ª semana de Cuaresma

Anteriormiércoles, 22 de marzo de 2017 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Deuteronomio 4, 1. 5-9
147, 12-13. 15-16. 19-20
Mateo 5, 17-19
Liturgia
Color Morado
Ciclo A
Semana Salterio III
Bienvenido
Comentario del día

Sermón de la montaña. Jesús no viene a derogar la ley y los profetas (sinónimo de la Escritura para los hebreos), sino a llevarla a su cumplimiento. Insiste: no quiere abolir ni el signo más pequeño presente en la ley. Alaba a quien la observa. Rechaza a escribas y fariseos, que se sirven de ella. 
El cristianismo hereda del cristianismo el sentido de la Escritura como revelación del plan de Dios. La ley y los profetas no están derogados, pero necesitan alcanzar un cumplimiento que solo Jesús logra. El discípulo de Jesús lee la Antigua Escritura con la novedad absoluta de Jesús y su buena noticia del reino.
Que lea tu Palabra con la mirada alta, Señor; buscando siempre más allá, donde tu mensaje alcanza su plenitud.

Cita del día

El hombre se caracteriza por el deseo infinito de vida y felicidad, sed nunca plenamente apagada y que lo convierte en un incansable buscador de Dios. Y, sin embargo, hoy quizás más que nunca, nos enfrentamos a un nuevo fenómeno, el de una humanidad cansada e intolerante: los caminos antiguos –¿o viejos?– no satisfacen; los nuevos aparecen con mucha frecuencia como auténticos callejones sin salida y suscitan escepticismo o desesperación. 
Las lecturas de la presente liturgia nos vuelven a llevar a un camino concreto, “recto”; es decir, que lleva directamente a su fin. Su punto de partida es la escucha de la Palabra y exige humildad y obediencia. El paso a seguir consiste en llevar a la práctica la Palabra cada día. La meta es el encuentro con la Palabra, Jesús y, por consiguiente, la felicidad, la bienaventuranza. 
El camino puede parecer exigente, pero para quien camina se convierte en estímulo para ensanchar el corazón. No se trata tanto de practicar con rigor los preceptos, sino de seguir a una persona paso a paso, a Jesús. La palabra ley puede parecer hoy sinónimo de esclavitud, legalismo, algo frío o a hipocresía. Por el contrario, ¿hay algo más estupendo que el verdadero amor, que siempre busca y encuentra nuevos modos de darse? 
Precisamente, esta fidelidad absoluta a la enseñanza del Señor puede hacer radicalmente nueva nuestra vida incluso a los ojos de los demás. La fidelidad a mandatos antiguos nos hará testigos de la perenne novedad: Jesús, el Señor, está con nosotros, y en él encontramos plenitud de gozo hasta en el cotidiano trabajo de la existencia.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Deuteronomio 4, 1. 5-9

Lectura del libro del Deuteronomio

Moisés habló al pueblo, diciendo:
—«Ahora, Israel, escucha los preceptos y las normas que les enseño a cumplir, para que vivan y entren a tomar posesión de la tierra que les da el Señor, Dios de sus antepasados.
Miren, les he enseñado las normas y preceptos como me mandó el Señor, mi Dios, para que los pongan en práctica en la tierra donde van a entrar para tomar posesión de ella. 
Obedézcanlos puntualmente, y así mostrarán a los demás pueblos lo sabios y prudentes que son. Cuando oigan hablar de sus leyes, dirán: 
«¡Qué sabiduría y sensatez tiene esa gran nación!». 
¿Existe acaso alguna nación tan grande que tenga dioses tan cercanos a ellos como lo está de nosotros el Señor, nuestro Dios, cada vez que lo invocamos? 
Y ¿qué nación hay tan grande cuyos preceptos y normas sean tan justas como toda esta ley que yo les promulgo hoy? 
Pero ten cuidado, no permitas que se te olviden las cosas que han visto tus ojos ni dejes que se aparten de tu memoria en todos los días de tu vida; cuéntaselas a tus hijos y a tus nietos».

Salmo:
147, 12-13. 15-16. 19-20

R/. Glorifica al Señor, Jerusalén.

      Jerusalén, ensalza al Señor; 
          Sión, alaba a tu Dios: 
          él afianza los cerrojos de tus puertas, 
          y bendice a tus hijos en medio de ti. R/.

      Envía su mensaje a la tierra, 
          rápido se extiende su palabra. 
          Él derrama nieve como lana, 
          como ceniza esparce escarcha. R/.

      El Señor anunció su palabra a Jacob, 
          sus normas y decretos a Israel. 
          Con ninguna nación hizo esto, 
          no les dio a conocer sus decretos. R/.

Evangelio:
Mateo 5, 17-19

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—No piensen que yo he venido a anular la ley de Moisés o las enseñanzas de los profetas. No he venido a anularlas, sino a darles su verdadero significado. 
Y les aseguro que, mientras existan el cielo y la tierra, la ley no perderá ni un punto ni una coma de su valor. 
Todo se cumplirá cabalmente. Por eso, aquel que quebrante una de las disposiciones de la ley, aunque sea la menos importante, y enseñe a hacer lo mismo, será considerado el más pequeño en el reino de los cielos. 
En cambio, el que las cumpla y enseñe a otros a cumplirlas, ese será considerado grande en el reino de los cielos.

Color morado
Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia