Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda digital ebook Catálogo General

Cátedra de San Pedro, apóstol

Anteriorlunes, 22 de febrero de 2021 Siguiente

Lecturas Bíblicas
1 Pedro 5, 1-4
22, 1-3. 4. 5. 6
Mateo 16, 13-19
Liturgia
Color Blanco
Ciclo B
Semana Salterio F
Cita del día

El apóstol Pedro, desde el primer gran discurso que pronunció el día de Pentecostés (Hch 2,14-41), se presenta en el escenario de la historia como testigo, intérprete y exhortador. Así es como ejerce su ministerio de guía de la primitiva comunidad cristiana. 
Ante todo, es testigo del gran acontecimiento pentecostal, en el que el Padre, por medio del Hijo, envió el don del Espíritu Santo sobre los primeros creyentes. Pedro tiene el derecho-deber de presentarse como testigo ocular de este acontecimiento, precisamente porque él, junto con otros, fue enriquecido con este don. El testimonio cristiano brota siempre de la abundancia del don recibido y se manifiesta como correspondencia generosa al mismo don. 
Pedro, en su predicación, se presenta también como intérprete del acontecimiento histórico de Jesús de Nazaret, especialmente de lo que Jesús hizo durante su ministerio público y de los grandes acontecimientos pascuales que consumaron su misión. A la luz de la Pascua-Pentecostés, Pedro se encarga de interpretar el valor salvífico de la Pascua de Jesús, explicitando para sus oyentes el significado actual, que no permite fugas ni evasiones. 
La tercera tarea de la que se encarga el apóstol Pedro es la de exhortar a todos los que le escuchan, a fin de que cada uno se dé cuenta de la necesidad de responder al mensaje revelado y de corresponder a él con la vida. De este modo, el apóstol Pedro se presenta a nosotros como el «evangelista ideal», con una predicación completa y paradigmática, a la que todos estamos llamados a configurarnos.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Propio de los santos - I Lectio Divina para cada día del año: Propio de los santos - I

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
1 Pedro 5, 1-4

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 

Queridos hermanos: 
Esto es lo que les pido a quienes los dirigen, yo, que comparto con ellos la tarea y soy testigo de la pasión de Cristo y partícipe de la gloria que está a punto de revelarse: apacienten el rebaño de Dios confiado a cargo de ustedes; cuídenlo, no a la fuerza o por una rastrera ganancia, sino gustosamente y con generosidad, como Dios quiere; no como dictadores sobre quienes estén a cargo de ustedes, sino como modelos del rebaño. 
Y el día en que se manifieste el Pastor supremo recibirán ustedes el premio imperecedero de la gloria.

Salmo:
22, 1-3. 4. 5. 6

R/. El Señor es mi pastor, 
          nada me falta. 

      El Señor es mi pastor, nada me falta. 
          En verdes praderas me hace descansar, 
          junto a aguas tranquilas me lleva. 
          El Señor me reconforta, 
          me conduce por caminos rectos 
          haciendo honor a su nombre. R/. 

      Aunque camine por valles sombríos 
          no temeré mal alguno, 
          porque tú estás conmigo, 
          tu vara y tu cayado me sosiegan. R/. 

      Ante mí preparas una mesa 
          delante de mis enemigos, 
          unges mi cabeza con aceite 
          y mi copa rebosa. R/. 

      El bien y la bondad estarán conmigo 
          todos los días de mi vida, 
          y habitaré en la casa del Señor 
          durante días sin fin. R/.

Evangelio:
Mateo 16, 13-19

Lectura del santo evangelio según san Mateo 

En aquel tiempo, cuando Jesús llegó a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos: 
—¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre? 
Ellos contestaron: 
—Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que Elías, y otros, que Jeremías o algún otro profeta. 
Jesús les preguntó: 
—Y ustedes, ¿quién dicen que soy? 
Entonces Simón Pedro declaró: 
—¡Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo! 
Jesús le contestó: 
—¡Feliz tú, Simón, hijo de Jonás, porque ningún mortal te ha revelado esto, sino mi Padre que está en los cielos! 
Por eso te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra voy a edificar mi Iglesia, y el poder del abismo no la vencerá. 
Yo te daré las llaves del reino de los cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo.

Color blanco
Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia