Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General 2015-2016 Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

Sábado de la 5ª Semana de Pascua

Anteriorsábado, 20 de mayo de 2017 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Hechos 16, 1-10
99, 1-2. 3. 5
Juan 15, 18-21
Liturgia
Color Blanco
Ciclo A
Semana Salterio I
Bernardino de Siena
Comentario del día

Jesús habla con claridad. No podemos esperar el aplauso de un mundo que ha condenado a muerte a Jesús. El discipulado supone aceptar el Evangelio en su verdad, radicalidad y dureza.

Cita del día

Si pretendes vivir según tus convicciones de fe, no debe sorprenderte encontrar a tu alrededor la indiferencia o la hostilidad. No debe deprimirte que los medios de comunicación social se rían a menudo de manera sutil del estilo de vida cristiano, o que cuando expreses tus convicciones te vean como un anticuado, o que la gente te considere como alguien que pertenece a una era pasada, a una época de la que ya nos hemos despedido. Que no te abata el desaliento: eso es señal de que eres fiel a Cristo perseguido y a su Palabra de cruz. No debes entrar en crisis porque muchos no piensen en esa cruz como los seguidores de Jesús.
Una de las características de la fe es su perenne carácter inactual. Esa característica hemos de buscarla en su dimensión oblativa, que consiste en la llamada a la cruz, al sacrificio, al saber amar, a la justicia pagada con la propia piel. No debes, por tanto, «aguar» tu testimonio, ni bajar el grado de las exigencias de la Palabra, ni envolver con el silencio lo que es más comprometedor e impopular. Hay silencios que parecen excesivamente prudentes, que son expresión de temor ante los contragolpes de la opinión pública, que expresan preocupación por la hostilidad de quienes pueden hacernos daño.


 

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Pascua Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Pascua

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Hechos 16, 1-10

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles

En aquellos días, llegó Pablo a Derbe y luego a Listra. En esta ciudad conoció a un creyente llamado Timoteo. Su padre era griego y su madre una judía convertida al cristianismo. Los hermanos de Listra y de Iconio tenían un buen concepto de él, y Pablo quiso tenerle como compañero de viaje; así que, en consideración a los judíos que habitaban en aquella región, lo circuncidó, pues todos sabían que su padre era griego. 
Al recorrer las distintas ciudades, comunicaban a los creyentes las decisiones tomadas por los apóstoles y demás dirigentes en Jerusalén, y les recomendaban que las acatasen. Con el paso de los días, las iglesias se fortalecían en la fe y aumentaban en número.
El Espíritu Santo les impidió anunciar el mensaje en la provincia de Asia, por lo cual atravesaron las regiones de Frigia y Galacia. Al llegar a la frontera de Misia, tuvieron intención de entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. Dejaron entonces a un lado Misia y descendieron hasta Troas. 
Aquella noche tuvo Pablo una visión: de pie ante él había un macedonio, que le suplicaba:
—¡Ven a Macedonia y ayúdanos!
No bien tuvo esta visión, hicimos los preparativos para marchar a Macedonia, pues estábamos convencidos de que Dios nos llamaba para anunciar allí la buena nueva.

Salmo:
99, 1-2. 3. 5

R/. Aclamen al Señor, tierra entera.

      Aclama al Señor, tierra entera,
          sirvan al Señor con alegría,
          acudan con gozo a su presencia. R/.

      Sepan que el Señor es Dios:
          él nos ha hecho y a él pertenecemos;
          somos su pueblo, el rebaño que apacienta. R/.

      Porque el Señor es bueno,
          su bondad perdura por siempre,
          su fidelidad por generaciones. R/.

Evangelio:
Juan 15, 18-21

Lectura del santo evangelio según san Juan

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—Si el mundo los odia a ustedes, sepan que primero me odió a mí. 
Si pertenecieran al mundo, el mundo los amaría como cosa propia. Pero como no pertenecen al mundo, sino que yo los elegí y los saqué de él, por eso el mundo los odia. 
Recuerden lo que les he dicho: «Ningún siervo es superior a su amo». Como me han perseguido a mí, los perseguirán también a ustedes; y en la medida en que han puesto en práctica mi mensaje, también pondrán en práctica el de ustedes. 
Y todo lo que hagan contra ustedes por mi causa, lo harán porque no conocen a aquel que me envió.

 

Color blanco
Color que hace referencia a la resurrección de Jesús, siendo el color más solemne en la liturgia. Simboliza la alegría y la paz. Se usa durante el tiempo de Pascua y el tiempo de Navidad. Se emplea también en las fiestas y solemnidades del Señor no relativas a la Pasión, incluida la misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, en las fiestas de la Virgen María y de los santos que no murieron mártires.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia