Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

Martes de la 32ª Semana del T.O

Anteriormartes, 14 de noviembre de 2017 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Sabiduría 2, 23—3, 9
33, 2-3. 16-17. 18-19
Lucas 17, 7-10
Liturgia
Color Verde
Ciclo A
Semana Salterio IV
Diego de Alcalá
Comentario del día

Cuarto dicho de una colección de recomendaciones de Jesús que se sirve de ejemplos de la vida ordinaria. Un asalariado, o siervo, o empleado, cumple con su obligación de forma responsable conforme a su encargo. El señor de la casa no tiene la obligación de reconocerle que ha hecho su tarea, porque se entiende que es lo estipulado. Acaba con una sentencia.
El ejemplo quizá no sea muy claro, pero es clarificador. El discípulo no puede exigir una recompensa por responder a la fe, ni esperar que Dios le agradezca su apertura incondicional; el diálogo entre Dios y el ser humano es pura gratuidad. Nuestra paga es Dios mismo.
Padre Dios, que nunca caiga en la tentación de exigirte favores, prebendas, beneficios, por ser discípulo de tu hijo Jesús.

Cita del día

El dolor y la muerte nos acomunan a todos, con el carácter trágico de los «¿por qué?» que les acompañan. Se oye decir: «Venimos a este mundo a sufrir», tan cruda y persuasiva se muestra esta experiencia, frente a la cual sentimos nuestra precariedad, impotencia y pequeñez.
No es ésta, sin embargo, nuestra verdad profunda y esencial: no hemos sido creados para sufrir, no hemos sido creados para morir, sino que estamos vivos para vivir y para vivir para siempre. Nuestra vida no es una vida para perderla, condenada a la derrota. ¡Bien al contrario! Dios nos tiene en sus manos: no nos ha hecho inmunes al dolor y a la muerte, pero los vive con nosotros y nos ha mostrado en Jesús cómo vivirlos. El amor y la misericordia levantan los asedios del sufrimiento que atenazan el corazón. El amor y la misericordia son la vida eterna que empieza ya en esta tierra, cuando dejamos que las reivindicaciones cedan el paso a la gratuidad, cuando ni siquiera en medio de la persecución no perdemos la esperanza ni la confianza. El amor y la misericordia son el lenguaje de Dios. Dichoso el que lo aprende: comprenderá qué es la muerte y qué es la vida.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Sabiduría 2, 23—3, 9

Lectura del libro de la Sabiduría

Dios creó al ser humano
para no conocer la corrupción
y lo hizo a imagen de su propio ser.
Fue el diablo con su envidia
quien introdujo la muerte en el mundo,
y sus secuaces tendrán que experimentarla.
En cambio, la vida de los justos está en manos de Dios
y ningún tormento los ha de afectar.
A los ojos de los insensatos parecen morir:
consideran su partida como una desgracia,
su marcha de entre nosotros como una calamidad;
ellos, sin embargo, viven en la paz.
Según las apariencias eran castigados,
pero su esperanza en la inmortalidad
era una esperanza sin límites.
Tras una pequeña corrección
obtendrán grandes beneficios,
porque Dios los puso a prueba
y los encontró dignos de él.
Los probó como oro en el crisol
y los aceptó como un holocausto.
Resplandecerán como antorchas el día del juicio,
y serán como chispas que prenden en un cañaveral.
Juzgarán naciones, dominarán pueblos
y el Señor reinará sobre ellos para siempre.
Los que confían en el Señor entenderán la verdad,
los fieles vivirán unidos a él en el amor,
pues tratará a sus elegidos con misericordia y bondad.

Salmo:
33, 2-3. 16-17. 18-19

R/. Bendigo al Señor en todo momento.

      Bendigo al Señor en todo momento,
          su alabanza sin cesar está en mi boca.
          Todo mi ser se gloría en el Señor;
          que lo oigan los humildes y se alegren. R/.

      La mirada del Señor está sobre los justos,
          sus oídos junto a su grito de socorro;
          el Señor se encara con los malhechores
          para borrar de la tierra su recuerdo. R/.

      Gritan y el Señor los escucha,
          de todas sus angustias los libra.
          El Señor está cerca de los afligidos,
          salva a los que están tristes. R/.

Evangelio:
Lucas 17, 7-10

Lectura del santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús:
—Si alguno de ustedes tiene un criado que está arando la tierra o cuidando el ganado, ¿acaso le dice cuando regresa del campo:
«Ven acá, siéntate ahora mismo a cenar»?
¿No le dirá, más bien:
«Prepárame la cena y encárgate de servirme mientras como y bebo, y después podrás comer tú»?
Y tampoco tiene por qué darle las gracias al criado por haber hecho lo que se le había ordenado. Pues así, también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que Dios les ha mandado, digan:
«Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer».

Color verde
Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia