Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General

Viernes de la 23ª Semana del T.O

Anteriorviernes, 14 de septiembre de 2018 Siguiente

Lecturas Bíblicas
1 Corintios 9, 16-19. 22b-27
83, 3. 4. 5-6. 12
Lucas 6, 39-42
Liturgia
Color Verde
Ciclo B
Semana Salterio III
Exaltación de la Santa Cruz

La Editorial Verbo Divino ha lanzado una nueva aplicación “La Buena Noticia de cada día”. La pueden descargar en Play Store para Android o en App Store para Apple. En la aplicación encontrarán las lecturas completas que se proclaman en la Eucaristía de todos los días del año, acompañadas de un sugerente comentario que invita a la oración.  Podrán consultar festividades y acceder a las oraciones que año tras año se ofrecerán, así como visualizar un vídeo semanal con el que se pretende acercarles el evangelio de una manera original.

 

 

Cita del día

En el fragmento evangélico de hoy, sorprende el contraste entre la invitación dirigida al discípulo para que sea como el maestro y la sentencia de hipocresía pronunciada inmediatamente después. Se trata de la tensión en la que vive –y a la que tal vez no logra sustraerse– todo discípulo y todo seguidor de Jesús.
Por un lado, estamos invitados a poner al maestro Jesús frente a nosotros como el único digno de ser escuchado e imitado; al mismo tiempo, nos sentimos invitados a ponernos frente a él como frente a un modelo difícilmente imitable: «El discípulo no es más que su maestro» (v. 40). Sabemos muy bien que no podemos tender a una perfección divina: sería una actitud temeraria, indigna de un verdadero discípulo; sin embargo, estamos invitados a prepararnos bien para seguir lo más cerca posible a nuestro maestro y guía. El jugo de toda esta enseñanza se encuentra aquí: quien ha sido llamado a ser guía de los otros ha de ponerse tras los pasos de Jesús como un discípulo fiel, ha de optar por Jesús como su único guía y ha de perseverar en caminar detrás de él hasta Jerusalén, hasta el Calvario.
En un segundo momento, Jesús censura a los guías ciegos y necios como «hipócritas»: este término tiene en su uso bíblico un sentido más amplio que el que le atribuimos en nuestro lenguaje común. Si bien en ciertas ocasiones, como en Mt 22,18, indica un disimulo voluntario, en otras denota el contraste entre la conducta exterior y el pensamiento interior (cf. asimismo Mt 15,7; 23,25.27) o bien, como ocurre en el caso que nos ocupa, censura la falsedad más o menos consciente de aquellosa los que se dirige Jesús. Una falsedad que está tejida de soberbia y rezuma presunción. La advertencia es clara: sólo sabe mandar como es debido quien ha aprendido a obedecer bien; sabe juzgar bien a los hermanos y hermanas en la fe sólo quien se ha vuelto dócil a la escuela del Evangelio y del maestro Jesús.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario Lectio Divina para cada día del año: Ferias del Tiempo Ordinario

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
1 Corintios 9, 16-19. 22b-27

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios

Hermanos:
Anunciar el mensaje evangélico no es para mí un motivo de orgullo; es una necesidad que se me impone, ¡y pobre de mí si no lo anunciase! 
Si realizara esta tarea por propia iniciativa, merecería una recompensa; pero si lo hago por obligación, como una tarea que se me ha encomendado, ¿dónde está entonces mi recompensa? 
Está en el hecho de anunciar gratuitamente el mensaje evangélico, sin aprovecharme del derecho que me confiere el anuncio del mensaje.
Soy plenamente libre; sin embargo, he querido hacerme esclavo de todos para ganar a todos cuantos pueda. 
Con los poco formados en la fe, procedo como si yo también lo fuera, a ver si así los gano.
A todos traté de adaptarme totalmente para conseguir, cueste lo que cueste, salvar a algunos. 
Todo sea por amor al mensaje evangélico, de cuyos bienes espero participar.
Bien saben ustedes que de todos los que participan en una competición atlética, solo uno recibe el premio. 
¡Corran como para ganar! 
Y ya ven de cuántas cosas se privan los que se entrenan con vistas a una prueba deportiva. Ellos lo hacen para conseguir una corona que se marchita; nosotros, en cambio, aspiramos a un trofeo imperecedero. 
En cuanto a mí, no corro a ciegas, ni lucho como quien da golpes al aire. Si golpeo mi cuerpo con rigor y lo someto a disciplina, es porque yo, que he proclamado a otros el mensaje, no quiero quedar descalificado.

Salmo:
83, 3. 4. 5-6. 12

R/. Qué gratas son tus moradas,
          oh Señor del universo.

      Añoro y siento nostalgia
          de los atrios del Señor;
          mi corazón y mi cuerpo
          cantan con gozo al Dios vivo. R/.

      Hasta el pájaro encuentra casa
          y un nido la golondrina
          para poner a sus crías
          cerca de tus altares,
          ¡oh Señor del universo,
          rey mío y Dios mío! R/.

      Felices quienes moran en tu casa
          y te alaban sin cesar;
          feliz quien en ti encuentra su fuerza,
          y peregrina de buen grado hacia ti. R/.

      Porque Dios, el Señor, es sol y escudo,
          el Señor otorga gracia y gloria;
          él no niega bien alguno
          a quien camina con rectitud. R/.

Evangelio:
Lucas 6, 39-42

Lectura del santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos una parábola:
—¿Cómo puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?
Ningún discípulo es más que su maestro, aunque un discípulo bien preparado podría igualar a su maestro.
¿Por qué miras la brizna que tiene tu hermano en su ojo y no te fijas en el tronco que tú mismo tienes en el tuyo? ¿Cómo podrás decirle a tu hermano: «Hermano, deja que te saque la brizna que tienes en el ojo», cuando no ves el tronco que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita, saca primero el tronco de tu ojo, y entonces podrás ver con claridad para sacar la brizna del ojo de tu hermano!

Color verde
Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia