Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Concilium - PDF gratuitos

Martes de la 4ª semana de Cuaresma

Anteriormartes, 13 de marzo de 2018 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Ezequiel 47, 1-9. 12
45, 2-3. 5-6. 8-9
Juan 5, 1-3a. 5-16
Liturgia
Color Morado
Ciclo B
Semana Salterio IV
Rodrigo, Salomón

La Editorial Verbo Divino ha lanzado una nueva aplicación “La Buena Noticia de cada día”. La pueden descargar en Play Store para Android o en App Store para Apple. En la aplicación encontrarán las lecturas completas que se proclaman en la Eucaristía de todos los días del año, acompañadas de un sugerente comentario que invita a la oración.  Podrán consultar festividades y acceder a las oraciones que año tras año se ofrecerán, así como visualizar un vídeo semanal con el que se pretende acercarles el evangelio de una manera original.

 

 

Cita del día

Sentado en los límites de la esperanza, sin poder comprometerse con la vida, desilusionado de los demás y con frecuencia también de la religión: así es el hombre de hoy, de siempre, al que Cristo viene a buscar allí donde se encuentra, paralizado por el sufrimiento, el pecado o por distintas circunstancias. Jesús sencillamente pregunta: “¿Quieres curarte?”. Pregunta obvia, quizás, pero exige una respuesta personal que renueva interior- mente y hace sentir la gran dignidad del hombre: su libertad y responsabilidad. Luego, sencillamente, dice: “Levántate: echa a andar...”. No por medio de ritos vacíos o por no sé qué agua milagrosa, sino por el poder de la Palabra de Dios que recrea, rompe las ataduras que aprisionan. No es nada la parálisis del cuerpo: hay ataduras mucho peores que atan el corazón al pecado. Por esta razón, Cristo ha dejado a la Iglesia la eficacia de su Palabra y la gracia que brota como un río de su costado abierto: agua viva del baño bautismal, que regenera y renueva al pecador; agua viva de las lágrimas del arrepentimiento, que suscita el Espíritu para absolver de todo vínculo de culpa al penitente; sangre derramada por aquel que fue perseguido a muerte por haber traído al mundo la salvación de Dios.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Cuaresma y Triduo Pascual

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Ezequiel 47, 1-9. 12

Lectura de la profecía de Ezequiel

En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del Templo y vi que, por debajo de su umbral, fluía una corriente de agua en dirección este, hacia donde se orienta la fachada del Templo. El agua bajaba por la parte derecha del Templo, al sur del altar. Me sacó después y me condujo hacia el pórtico septentrional; me hizo dar la vuelta hacia el pórtico exterior, hacia oriente, y vi que el agua fluía por el lado derecho. El hombre salió hacia oriente con un cordón en la mano. Midió quinientos metros y me hizo atravesar: el agua me llegaba a los tobillos. Midió otros quinientos metros y me hizo atravesar: el agua me llegaba a las rodillas. De nuevo midió quinientos metros y me hizo atravesar: el agua me llegaba a la cintura. Midió otros quinientos metros: era ya un torrente que no pude atravesar, pues el agua había crecido y solo a nado se podía atravesar: era un torrente que no se podía vadear. Me dijo entonces:
—¿Has visto, hijo de hombre?
Después me hizo volver a la orilla del torrente. Al llegar vi que a ambos lados del torrente había muchísimos árboles. Me dijo entonces: —Estas aguas, que fluyen hacia la zona oriental, irán bajando hasta la Arabá. Después desembocarán en el mar Muerto, el de las aguas sin vida, que quedarán saneadas. Todos los animales que se muevan por donde pasa la corriente vivirán, y además habrá numerosos peces. Cuando el agua llegue allí, el mar quedará saneado y habrá vida en los lugares por donde pase el torrente. A ambas orillas del torrente crecerán toda clase de árboles frutales, de hoja perenne y cargados siempre de fruta; todos los meses producirán nuevos frutos, pues el agua que los riega es la que sale del santuario. Sus frutos servirán de alimento, y sus hojas serán medicinales.

Salmo:
45, 2-3. 5-6. 8-9

R/. El Señor del universo está con nosotros,
          el Dios de Jacob es nuestro baluarte.

      Es Dios nuestro refugio y fortaleza, 
          es ayuda constante en la desgracia. 
          Por eso no tememos si la tierra tiembla, 
          si se desmoronan los montes en medio del mar. R/. 

      La corriente de un río alegra la ciudad de Dios, 
          la más santa morada del Altísimo. 
          Dios está en medio de ella y nunca caerá, 
          Dios la auxilia al despertar el día. R/.

      El Señor del universo está con nosotros, 
          el Dios de Jacob es nuestro baluarte.
          Vengan y contemplen las obras de Dios, 
          pues ha hecho prodigios sobre la tierra. R/.

Evangelio:
Juan 5, 1-3a. 5-16

Lectura del santo evangelio según san Juan

En aquel tiempo, Jesús subió a Jerusalén con motivo de una fiesta judía. Hay en Jerusalén, cerca de la puerta llamada de las Ovejas, un estanque conocido con el nombre hebreo de Betzata, que tiene cinco soportales. En estos soportales había una multitud de enfermos recostados en el suelo: ciegos, cojos y paralíticos. Había entre ellos un hombre que llevaba enfermo treinta y ocho años. Jesús, al verlo allí tendido y sabiendo que llevaba tanto tiempo, le preguntó: 
—¿Quieres curarte? 
El enfermo le contestó: 
—Señor, no tengo a nadie que me meta en el estanque una vez que el agua ha sido agitada. Cuando llego, ya otro se me ha adelantado. 
Entonces Jesús le ordenó: 
—Levántate, recoge tu camilla y vete. 
En aquel mismo instante, el enfermo quedó curado, recogió su camilla y comenzó a andar. Pero aquel día era sábado. Así que los judíos dijeron al que había sido curado: 
—Hoy es sábado y está prohibido que cargues con tu camilla. 
Él respondió: 
—El que me curó me dijo que recogiera mi camilla y me fuera. 
Ellos le preguntaron: 
—¿Quién es ese hombre que te dijo que recogieras tu camilla y te fueras? 
Pero el que había sido curado no lo sabía, pues Jesús había desaparecido entre la muchedumbre allí reunida. 
Poco después, Jesús se encontró con él en el Templo y le dijo: 
—Ya ves que has sido curado; no vuelvas a pecar para que no te suceda algo peor. 
Se marchó aquel hombre e hizo saber a los judíos que era Jesús quien lo había curado. Y como Jesús no se privaba de hacer tales cosas en sábado, los judíos no dejaban de perseguirlo.

Color morado
Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia