Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General

14º Domingo del T.O

Anteriorjueves, 12 de julio de 2018 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Ezequiel 2, 2-5
122, 1-2a. 2bcd. 3-4.
2 Corintios 12, 7b-10
Marcos 6, 1-6
Liturgia
Color Verde
Ciclo B
Semana Salterio II
Juan Gualberto
14º Domingo del T.O
Cita del día

El escándalo, o el «endurecimiento del corazón» (cf. Ez 2,4), la incredulidad de quien ha sido llamado a contemplar la revelación de Dios, constituye el hilo conductor de las perícopas bíblicas que acabamos de leer. Está provocado esencialmente por la manifestación del poder de Dios en una forma frágil, débil: el profeta es rechazado por sus hermanos por ser también un simple ’adam; no se da crédito al apóstol porque se presenta de un modo completamente ordinario, casi sumiso. En el centro se encuentra el hombre-Jesús, capaz de dar un sentido definitivo a la historia de todos los pobres de la tierra, con su reafirmación de la necesidad de la lógica de la cruz. Ésta es necesaria porque ha sido querida por Dios, porque le ha complacido manifestarse así: en el devenir de un pueblo situado en un ínfimo rincón de la tierra y de la historia, en la pobre casa de una muchachita de un oscuro pueblo de Galilea, a través de la ejecución de una condena a muerte en un lívido día de abril, sobre el Gólgota.
En esta historia, casi loca, se produce siempre, no obstante, el mismo milagro: el ’adam es levantado de la tierra, el Espíritu se manifiesta en la acción irresistible del gesto y de la palabra de un hombre cualquiera, el sepulcro no se queda cerrado y habitado por la Muerte, sino que se abre de par en par para dejar salir la Vida para siempre. Así obra Dios, porque está decidido a salvar al hombre: a todo hombre, a todo el hombre.
 

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Domingos del Tiempo Ordinario Lectio Divina para cada día del año: Domingos del Tiempo Ordinario

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Ezequiel 2, 2-5

Lectura de la profecía de Ezequiel

En aquellos días, entró en mí el espíritu y me hizo poner de pie. Y pude oír al que me hablaba. Me dijo lo siguiente:
—Hijo de hombre, voy a enviarte adonde están los israelitas, un pueblo levantisco que se ha rebelado contra mí. Como hicieron sus antepasados, también ellos se han sublevado contra mí, hasta este mismo día. Te envío a gente obstinada y testaruda. Les dirás: «Esto dice el Señor Dios», te escuchen o no te escuchen, pues son gente rebelde; así reconocerán que hay un profeta entre ellos.

Salmo:
122, 1-2a. 2bcd. 3-4.

R/. Dirigimos nuestros ojos hacia el Señor,
          hasta que él se apiade de nosotros.

      Levanto mis ojos hacia ti
          que habitas en el cielo.
          Como dirigen sus ojos los siervos
          hacia la mano de sus señores. R/.

      Como dirige sus ojos la esclava
          hacia la mano de su señora,
          así dirigimos nuestros ojos
          hacia Dios, Señor nuestro,
          hasta que él se apiade de nosotros. R/.

      Apiádate, Señor, apiádate de nosotros,
          pues estamos hartos de desprecio;
          estamos ya cansados
          de la burla de los arrogantes,
          del desprecio de los soberbios. R/.

Segunda lectura:
2 Corintios 12, 7b-10

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios

Hermanos:
Para que no se me suban los humos a la cabeza, tengo una espina clavada en mi carne: se trata de un agente de Satanás que me da de bofetadas para que no me ensoberbezca. Tres veces he pedido al Señor que me libre de esto y otras tantas me ha dicho: «te basta mi gracia, porque mi fuerza se realiza plenamente en lo débil». Con gusto, pues, presumiré de mis flaquezas, para sentir dentro de mí la fuerza de Cristo. Por eso me satisface soportar por Cristo flaquezas, ultrajes, dificultades, persecuciones y angustias, ya que, cuando me siento débil, es cuando más fuerte soy.

Evangelio:
Marcos 6, 1-6

Lectura del santo evangelio según san Marcos

En aquel tiempo, fue Jesús a su pueblo acompañado de sus discípulos. Cuando llegó el sábado se puso a enseñar en la sinagoga; y muchos que lo escuchaban no salían de su asombro y se preguntaban:
—¿De dónde ha sacado este todo eso? ¿Quién le ha dado esos conocimientos y de dónde proceden esos milagros que hace? ¿No es este el carpintero, el hijo de María y hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no son sus hermanas estas que viven aquí?
Así que estaban desconcertados a causa de Jesús. Por eso les dijo:
—Solo en su propia tierra, en su propia casa y entre sus familiares menosprecian a un profeta.
No pudo hacer allí ningún milagro, aparte de curar a unos pocos enfermos poniendo las manos sobre ellos. Estaba verdaderamente sorprendido de la falta de fe de aquella gente.
Y recorría las aldeas de alrededor enseñando.

Color verde
Este color simboliza esperanza, paz, serenidad y ecología. Es usado durante el Tiempo Ordinario, en los feriados y los domingos que no exigen otro color (solemnidades, fiestas de santos).
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia