Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

Jueves de la 1ª Semana de Adviento

Anteriorjueves, 07 de diciembre de 2017 Siguiente

Lecturas Bíblicas
Isaías 26, 1-6
117, 1 y 8-9. 19-21. 25-27a
Mateo 7, 21. 24-27
Liturgia
Color Morado
Ciclo B
Semana Salterio I
Ambrosio

La Editorial Verbo Divino ha lanzado una nueva aplicación “La Buena Noticia de cada día”. La pueden descargar en Play Store para Android o en App Store para Apple. En la aplicación encontrarán las lecturas completas que se proclaman en la Eucaristía de todos los días del año, acompañadas de un sugerente comentario que invita a la oración.  Podrán consultar festividades y acceder a las oraciones que año tras año se ofrecerán, así como visualizar un vídeo semanal con el que se pretende acercarles el evangelio de una manera original.

 

 

Cita del día

Sólo viviré auténticamente mi discipulado escuchando y llevando sinceramente a la práctica la Palabra del Señor. Contra la tentación de hacer coincidir la vida cristiana con lo extraordinario –llámense exorcismos, curaciones o milagros– debo tratar de buscar los fundamentos de su firmeza: la obediencia cotidiana a la palabra del Señor encarnada en mi vida. El texto evangélico describe dos modos contrapuestos en los que puedo cimentar mi trabajo. Por una parte la búsqueda de lo sensacional, de la apariencia o vanidad de mis efímeras realizaciones. Es un modo de enmascarar la inconsistencia de mi vida, ignorando que incluso la mínima acción buena que pueda ejecutar es un don de la gracia que exige humildad y agradecimiento. Al manifestarse la fragilidad de mi cometido, me aterrorizará lo mismo que el desplome repentino de una casa. Todavía no tengo morada en la «ciudad fuerte» habitada exclusivamente por «un pueblo justo que observa la lealtad» y que pone el cimiento de su existencia en el Señor, la roca eterna.
En la dirección opuesta aparece la firme decisión de no pretender apoyarme en palabras, en el peligroso juego del aparentar, sino cimentarme en la Palabra del Señor, fuente de seguridad y protección. Entonces incluso podré olvidar mis obras buenas: «Tuve hambre y me disteis de comer, sed y me disteis de beber» (Mt 25,35), manteniéndome lejos de cualquier autocomplacencia. De este modo experimentaré la verdad de lo que dice el Apocalipsis: «Dice el Espíritu, podrán descansar de sus trabajos, porque van acompañados de sus obras» (Ap 14,13). De hecho, a quien se gloría únicamente en la bondad del Señor se le abren las puertas de la «ciudad fuerte» y el Padre le concede la entrada en el Reino, como hijo amado.

Fuente:
Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Adviento Lectio Divina para cada día del año: Tiempo de Adviento

Autor: Zevini, Giorgio / Cabra, Pier Giordano

Textos bíblicos
Primera lectura:
Isaías 26, 1-6

Lectura del libro de Isaías

Aquel día, entonarán
este canto en tierra de Judá:
«Nuestra ciudad es una fortaleza,
murallas y baluartes la protegen.
Abran los portones,
que pase el pueblo fiel,
el pueblo que guarda lealtad.
Su propósito es firme,
va atesorando bienestar,
pues confía en ti.
Confíen siempre en el Señor,
él es nuestra Roca eterna:
humilló a los habitantes de la altura,
doblegó a la ciudad encumbrada,
la aplastó, la aplastó por tierra,
la hizo morder el polvo.
La pisotean los pies del humilde,
los pobres al caminar».

Salmo:
117, 1 y 8-9. 19-21. 25-27a

R/. Bendito el que viene en nombre del Señor.

      Den gracias al Señor por su bondad,
          porque es eterno su amor.
          Es mejor refugiarse en el Señor
          que confiar en los mortales,
          mejor refugiarse en el Señor
          que confiar en los príncipes. R/.

      ¡Ábranme las puertas de la justicia!
          Entraré por ellas dando gracias a Dios.
          Esta es la puerta del Señor,
          por ella entrarán los justos.
          Te doy gracias pues me has escuchado,
          tu fuiste para mí la salvación. R/.

      Te lo ruego, Señor, sálvanos,
          te lo ruego, Señor, haznos triunfar.
          Bendito el que viene en nombre del Señor,
          desde la casa del Señor los bendecimos.
          Dios es el Señor, él nos alumbra. R/.

Evangelio:
Mateo 7, 21. 24-27

Lectura del santo evangelio según san Mateo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
—No todos los que dicen: «Señor, Señor» entrarán en el reino de los cielos, sino los que hacen la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Todo aquel que escucha mis palabras y obra en consecuencia, puede compararse a una persona sensata que construyó su casa sobre un cimiento de roca viva. Vinieron las lluvias, se desbordaron los ríos y los vientos soplaron violentamente contra la casa; pero no cayó, porque estaba construida sobre un cimiento de roca viva. 
En cambio, todo aquel que escucha mis palabras, pero no obra en consecuencia, puede compararse a una persona necia que construyó su casa sobre un terreno arenoso. Vinieron las lluvias, se desbordaron los ríos y los vientos soplaron violentamente contra la casa que se hundió terminando en ruina total.

Color morado
Este color simboliza preparación espiritual. Simboliza humildad, penitencia, deseo y dolor. Se usa en Adviento y en Cuaresma, tiempos de preparación para la Navidad y la Pascua respectivamente. Además, en las celebraciones penitenciales y de difuntos.
Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia