Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Zona personal
ok
ok Avanzado
Mi cesta
Vacía
Tienda Digital EVD Catálogo General 2015-2016 Cuaresma Revista Eucaristía Revista Concilium Revista Reseña Bíblica Catalogo Tiempos de Familia Videos

:: Editorial Verbo Divino :: Autor destacado

Varo Pineda, Francisco

Varo Pineda, Francisco

En este trimestre hemos publicado dos obras de Francisco Varo, profesor de Antiguo Testamento en la Universidad de Navarra. En septiembre salió a la luz su monografía Moisés y Elías hablan con Jesús, y en diciembre el volumen de la revista Reseña bíblica que él ha coordinado, sobre El libro de los Números. Aprovechamos la ocasión para charlar despacio con él.

EVD - ¿Dónde naciste? Nací en Córdoba un día caluroso de julio de 1955, aunque por la mañanita, cuando todavía no pegaba fuerte el sol.

EVD - ¿Qué es lo que más te impactó de tu infancia y de tus años del colegio? Primero el cariño de mis padres y hermanos, las oraciones tan hermosas que me enseñaron desde muy pequeño, y la formación en la fe que fui aprendiendo también, además de en casa, en la catequesis de mi parroquia. De cuando era niño guardo un especial afecto por sor Inés, de las Hijas de la Caridad, que fue mi maestra en el Colegio de la Milagrosa. Allí aprendí las primeras letras y, lo que me parece más importante, a tratar a todas las personas no sólo con respeto sino con verdadero afecto.

EVD - ¿Podrías decirnos los maestros o profesores que han marcado los primeros momentos de tu vida? Además de sor Inés, a la que ya he mencionado, me marcó mucho la sabiduría y la sencillez de D. Juan Antonio, un profesor de Matemáticas en el Instituto Séneca, que despertó en mí tal interés por ellas, que al terminar el bachillerato hice la licenciatura en Matemáticas. La comencé en Sevilla y terminé la especialidad en Málaga. Luego me he ido dedicando a otras cosas, y en mi formación teológica fue decisivo José María Casciaro, gran maestro de biblistas en la Universidad de Navarra.

EVD - ¿Qué recuerdas de tu paso por Salamanca? Es para mí un gran honor ser antiguo alumno de la Universidad Pontificia de Salamanca. Allí estudié la licenciatura e hice el doctorado en Filología Bíblica Trilingüe, dirigido por la mano maestra de Carlos Carrete, insigne hebraísta que, además de suscitar en mí el interés por la lengua hebrea, despertó mi sensibilidad y afecto hacia el pueblo, la tierra y la cultura de Israel. Aconsejado por él me trasladé a Jerusalén para seguir allí algunos cursos en la Universidad Hebrea, de la que recuerdo con afecto a David Flusser y a Alexander Rofé, así como a Ezri Uval, un genio en la enseñanza del hebreo como lengua hablada. También trabajé un par de años como profesor en Salamanca, y tuve la alegría de enseñar las primeras letras hebreas, y algo más porque las asignaturas eran exigentes, a algunos que ahora son ilustres biblistas.

EVD - ¿Cómo fueron tus años de estudiante en Jerusalén? La primera vez que estuve en Jerusalén fue durante unos meses en 1986, en tiempos de paz y serenidad social, aunque siempre con los problemas de aquella zona, en esos momentos latentes. En la universidad casi todos los alumnos eran de ascendencia judía y les llamaba un poco la atención compartir pupitre con un sacerdote, pero eso no creó ninguna distancia, al contrario. Fueron unos tiempos gozosos, de amistad abierta con muchos, en un ambiente muy plural. Incluso uno de ellos, casado hacía poco, me invitó a la circuncisión de sus hijos; estaba muy contento porque sus primeros hijos habían sido dos gemelos, con lo que el pueblo de Israel, por su parte, estaba creciendo más rápido. Luego he estado allí en bastantes más ocasiones, como estudiante o como investigador, y siempre he sentido la fascinación de la Tierra Santa y de sus gentes.

EVD - ¿Qué nos cuentas de tu trabajo en Navarra? Terminada mi formación académica en Salamanca y Jerusalén me incorporé de modo más estable a la Universidad de Navarra, aunque desde tiempo atrás ya trabajaba y colaboraba con tareas de la Facultad de Teología. Ahí he gastado con alegría muchos años en la traducción y notas de la Sagrada Biblia de la Universidad de Navarra, junto con un equipo maravilloso de biblistas de Antiguo y Nuevo Testamento.

EVD - ¿Cuál de tus publicaciones en Verbo divino te parece más importante? No sabría qué decir, ya que cada una de ellas, en su estilo, ofrece una aportación singular, aparte de que todas ellas se complementan de algún modo. Los números de la revista Reseña Bíblica que he coordinado, uno sobre los Libros históricos del Antiguo Testamento y el otro sobre el libro de los Números que está saliendo a la calle en estos días, ponen al alcance de todos de un modo ameno y riguroso a la vez unos textos bíblicos no muy conocidos por el gran público, pero que tienen una gran actualidad. De otra parte, el amplio estudio sobre la historia de Israel en los tiempos bíblicos, dentro del manual sobre La Biblia en su entorno, es una aportación muy actualizada que ayuda a enmarcar en su contexto histórico todo lo escrito en la Biblia, así como a situar adecuadamente en su tiempo las diversas fases en la composición de los libros. La última monografía, Moisés y Elías hablan con Jesús, constituye una introducción al Pentateuco y los libros históricos del Antiguo Testamento desde una perspectiva muy novedosa, ya que, al acercamiento crítico y literario habitual en los manuales, añade una amplia exposición de los ecos suscitados por esos textos tanto en el judaísmo primitivo como, sobre todo, en la nueva perspectiva a la que se abren en el Nuevo Testamento y en el cristianismo naciente.

EVD - ¿De qué hablaban Moisés y Elías con Jesús? De ti y de mí. Dice Lucas que hablaban de su éxodo que habría de tener lugar en Jerusalén, pero ese modo de hablar señala que, al leer la Escritura, pasado y presente se superponen de algún modo. El éxodo en esa conversación no era sólo una memoria de algo ocurrido muchos siglos antes, sino una realidad que se estaba comenzando a realizar de nuevo en ese momento: el camino hacia Jerusalén y el paso, a través del “mar rojo” de su sangre, hacia la vida en su resurrección. Por eso, cuando nosotros ahora leemos esos libros, tampoco estamos asomándonos sólo a relatos interesantes de tiempos pretéritos, sino encontrando las claves para valorar nuestra vida con la lógica de Dios. Por eso te decía que de ti y de mí, porque al meternos hoy en esa conversación descubriremos que lo que allí se dice nos afecta y nos orienta de modo muy directo. Al hablar con ellos experimentamos la mirada de Jesús llena de ternura, especialmente hacia los pobres y marginados, que nos interpela.

EVD - ¿Con quién preferirías charlar hoy, con Moisés o con Elías? No le pediría a la pitonisa de Endor que suscitase sus espíritus, como se lo pidió Saúl para que llamase a Samuel y poder hablar con él. Me conformaría con asomarme a las páginas de la Biblia para compartir su experiencia de Dios. Prefiero hablar con Jesús, que nos escucha siempre en la oración, y con la gente que me encuentro por la calle, especialmente los que sufren o se sienten solos, porque cuando abrimos nuestro corazón al hermano o la hermana necesitados estamos abriendo las puertas del cielo, aunque sólo sea para gustarlo un ratito en medio del dolor, como Jesús se lo dio a probar en su Transfiguración a los Apóstoles que lo acompañaban.

EVD - ¿A qué político regalarías tu libro? Le explicaría a cada uno, sea de derechas o de izquierdas, nacionalista o no, que hay en él algunas páginas que le interesaría leer porque le abrirían perspectivas para construir un mundo mejor, pero no se lo regalaría. ¡Que se lo compren, que no es caro, y ellos no andan tan escasos de dinero como un parado o un pensionista!

EVD - ¿Algún proyecto para el futuro? Seguir colaborando como hasta ahora, con mi trabajo académico y con mi labor sacerdotal, en estrecha colaboración con el Papa Francisco y con tantos cristianos de verdad, para que la buena noticia del Evangelio sea fuerza transformadora del mundo en la construcción de una sociedad más justa y más humana.

Imprimir imprimir  Enviar enviar

Editorial Verbo Divino ● Avda. Pamplona, 41, 31200 Estella (Navarra), España ● Tel. 948 55 65 11 ● Mail. evd(AT)verbodivino.es
Project by 3emultimedia